VIDEOS

Loading...

jueves, 23 de noviembre de 2017

Venenos Sin Dolor



Las llaves que saben abrir puertas nunca lloran ni se quejan,
las bocas que hablan lenguas extranjeras no temen al silencio
y las trompetas que anuncian las victorias no cuentan los muertos,
alguien que sueña no está ni dormido ni despierto,
como las ruedas de las bicicletas,
que  siempre están en movimiento aunque nadie las mueva,
hay fuentes que nunca se secan,
tesoros escondidos que nadie encuentra,
colchones de hierba donde duerme la primavera
y mañanas tan acostumbradas a madrugar
que no hace falta que nadie las despierte para trabajar,
hay suertes que no necesitan talismán,
barcos que flotan debajo del agua,
ahoras sin final y futuros que nunca llegan,
sonrisas de bisturí, miradas de porcelana,
verbos imposibles de conjugar
y medicinas que no curan ningún mal.

Y qué decir de la soledad de la mujer perfecta,
siempre bajo el fuego de la lluvia esperando su jugada maestra,
hay quien esconde su hambre debajo del mantel
mientras vende a precio de saldo su dentadura postiza,
nadie quiere pasear con los pies descalzos
sobre las ascuas de un amor en quiebra
pero todos los vuelos  tienen que tomar  tierra alguna vez,
hasta los peces tienen sed
y nada como que nos quiten el aire
para que echemos de menos respirar.

El abrazo de los ángeles es cosa de Dios,
el sol oye los gritos de la oscuridad y viene al rescate,
hablo de la noche interior, no solo de la luz del verano,
hablo del tronar de los tambores que convierte en héroes a los cobardes,
de los viajes al más allá sin traspasar los límites del corazón,
prudencia con las oraciones que  pueden hacer realidad nuestros deseos
y poner en pie una fe que nos lleve al infierno,
cuidado con eso, que el veneno de la perdición
puede ser tan dulce como el jarabe para la tos
pero con más efectos secundarios e infinitamente peor.
***
**
*