VIDEOS

Loading...

domingo, 12 de junio de 2016

Remedio A Evitar


 
                                                           


No lo puedo remediar,
he de decirte dos cosas y no sé por dónde empezar,
suelta a pastar tus ojos de monja estreñida
y calla en voz de tenor aquello que te voy a contar;
No voy a pedirte que pienses, no, podrías hacerte daño,
la fiebre te haría delirar y podrías desear optar
a la bacante en el altar de la ermita del Cuarto Menguante,
sita en la colina de tu mediana edad y desde la cual
opositas a partera oficial de niños probeta.

Eres como el aceite de palma,
materia prima para el pienso de animal,
pero la cosmética actual hace milagros
y con Ferrán Adriá en tu cocina el éxito está asegurado,
dale al fuelle y aviva el fuego, no desesperes,
que la cincha de los bueyes de la carroza de los Reyes de Oriente
aprietan tu corsé y parece que no puedes respirar,

Ahora recuerdo aquello de lo que nos quería prevenir aquella urraca
que sobrevolaba los campos con suave tintineo
de cascabeles y relinchar de caballos,
cuando en la distancia se oía acercase despacio el tren
entre una mezcla de chirrido de cerrojo y aullidos de lobo
dejándome ver tu rostro tras la cortina del vagón de cola,
aquella urraca era el presagio de tu desnudez
que poco tiempo después
sería un serial de tercera en las redes sociales de Internet.



No hay comentarios: