VIDEOS

Loading...

domingo, 29 de mayo de 2016

Que Los Sedientos Se Diluyan En El Silecio



Cada mañana cuando bajo del cielo
hago la colecta de estrellas nuevas
acicalado y peripuesto con mi flamante traje de granjero,
con el sol por montera tomo el camino sin tiempo
que me lleva hasta los confines de mi lejano reino
donde me aguardan brotes de hierba fresca para mis pies descalzos
y arroyos de luz desembocando en las costas de una nueva primavera.

Abril y Mayo pugnan por un lugar en mi calendario sin fecha
donde cada año veo emigrar las cigüeñas hasta su nido
hecho de frases y proverbios zen en la palma de mi mano,
con la paciencia del canto de la abubilla abono mis campos
y con el parsimonioso vuelo de la golondrina
reparo la alambrada de heno y paja
que me resguarda de los depredadores de sueños
tan abundantes bajo los tejados de zinc que proliferan
en estos días tan predispuestos para el desencanto.

No soy nadie que no sea,
con eso digo que los sedientos se diluyan en el silencio
cuando gritan sus penas en el sudario que llevan dentro,
el tiempo es un poeta que hace su nido con sus versos
en el tejado de aquel que es artista de su risa
y no le tiembla el pulso  al disparar contra su ego,
el viento es una pizarra para que pintar sobre él los sueños
pero todavía hay muchos analfabetos
que sólo saben pintarrajear su nombre en el barro,
hay que ser más discreto, más valiente al redactar nuestro testamento,
al fin y al cabo, qué  somos sino el bello plumaje de un sueño
volando de prestado por un cielo que no nos corresponde.
***
**
*





No hay comentarios: