VIDEOS

Loading...

domingo, 20 de diciembre de 2015

Su Último Verso Fue Su Testamento

Leopoldo María Panero

***
**
*
Algunas veces escribía con la impresión de que sería su  último verso,
por eso lo hacía con la sangre derramada de las estrellas
 que cada noche amanecían muertas junto a su lecho,
 escribía pensando que éste sería su  legado, su testamento,
pero el día que dejó de escribir todos los soles murieron,
enterrados bajo una losa de silencio
sin una mala cruz en memoria de su recuerdo.

Con cada palabra daba un lugar donde vivir a los condenados,
un vestido nuevo para estrenar los domingos y días festivos,
una ventana abierta a la brisa del mar,
un cielo donde colgar vuestras estrellas,
una tierra para que pudiera germinar una nueva primavera.

Todos somos hijos de Dios,
unos legítimos y otros bastardos,
y él sabía muy bien cual era su sitio,
algunos lo saben y otros lo han olvidado,
pero ninguno de nosotros hemos llegado hasta aquí para quedarnos,
solo estamos de paso,
los primeros tendrán un camino que seguir
después que el tiempo haya cerrado sus ojos,
para el resto habrá llegado a su fin
y no fue por ellos precisamente por lo que se negó a escribir,
sino porque no quedó sobre la tierra
nadie que mereciera saber lo que pasaba por su cabeza,
por eso se dejó morir despacio,
él sabía que mientras su cuerpo se consumía
al mismo tiempo su alma redimida nacía nueva en otra parte.
 ***
**
*

 







No hay comentarios: