VIDEOS

Loading...

martes, 24 de noviembre de 2015

Los Besos Que Anidaron En Nuestros Labios


Me despedí de tus ojos
con la apuesta por mi parte  de que nunca volvería a buscarte,
hice a la distancia mi aliada y al olvido mi refugio,
por el camino dejé abandonados tus recuerdos a su suerte
poniendo todo mi empeño en borrar mis huellas,
cada gota de silencio la hice mía,
en cada grito de agonía puse una semilla de alegría
y rellené su vaso medio vació por algo semejante a una nueva vida
para convencer a mi corazón que era posible vivir sin ti.

Me fui en silencio y sin abrigo para la noche fría
buscando oasis de amor donde poder aliviar el dolor de mi pecho herido
bajo un cielo reseco que se resquebrajaba bajo mis pasos inciertos,
como un obrero de la ilusión que trabaja sin sueldo
y que no por eso deja de lado su labor,
como un palabra perdida añorando el hogar de su verso,
como un prisionero de su pasado buscando el antídoto de su veneno,
como los rayos del sol que llegan dando tumbos
para envolver al día con su caparazón de luz.

Así me alejé de ti, con la vejez a punto de caer sobre mí
y con la certeza de que el tiempo no duraría lo suficiente
como para reclamar de nuevo tu mirada,
así fue como se perdieron en la espesura del vacío
todos los pétalos de rosa que compartimos
y se quedaron sin cielo
los rezos que antaño anidaron en nuestros labios.
***
**
*






No hay comentarios: