VIDEOS

Loading...

viernes, 27 de noviembre de 2015

Cosmos

Último tren a Silmelaria


Con el Cosmos en el bolsillo
y las palabras como estrellas fugaces en mi voz,
cogí el último tren con destino a Silmelaria,
con el valor de gigantes cuánticos sobre el hombro
y vacíos cósmicos en formación,
emprendí este camino cuando comprendí
que los mitos griegos habían caído
y en el Olimpo sólo quedaban algunos restos
del último dios antes de apuntarse a las listas del paro.

Todo el espacio abracé en un suspiro,
su tamaño infinito ha encogido
hasta reducirse al grito de Tarzán,
ahora un año luz dura lo que una chispa en la fragua de Vulcano
y una agujero negro es un descosido en la blusa de Amaterasu,
que pasa por ser la diosa del equinoccio de invierno,
o tal vez del solsticio de verano.

Amanece en Marte,
el canto del gallo me trae en su canto
la nostalgia por lo seres queridos que ocultos tras sus pañuelos en llanto
esperan mi regreso tras la estela del cometa Halley,
en el aire vuelan todas las palabras del abecedario
y hasta que no formen mi nombre en trazos de mil años
seguiré bajo el influjo de la órbita de Plutón.

 ***
**
*



No hay comentarios: