VIDEOS

Loading...

lunes, 12 de octubre de 2015

El Dios Que Te Hizo Mujer

Lugares Llenos De Ausencia y Vacío



Me acerqué de puntillas a tu sueño dejando la realidad a la puerta
tan solo con unas gotas de lluvia en las manos
para hacerte llegar la sed infinita que tenía de ti,
como un náufrago perdido en la inmensidad de tu cielo dorado
te busqué en la infinitud de rostros que tiene el deseo y el placer
pero no encontré nada más que los gritos de dolor
de los lugares distantes llenos de ausencia y vacío,
en el aire sólo quedaron dibujados los contornos difusos de tu voz
y un rastro de sombras a lo largo de la calle
en un inútil intento de sobrevivir a lo que se perdió.

La noche baja la voz ante los enigmas del tiempo,
tú sigues soñando y yo sigo sin saber el género de los ángeles,
me abrigo con el recuerdo de tu piel y con dedos temblorosos
vierto lo que queda de noche en mi cansancio
y echo a correr hacia los primeros vestigios del día,
pero presiento que esa tierra prometida nunca la pisarán mis pies,
porque tus mentiras se hicieron demasiado espesas
para permitir el paso de la luz.

Las nubes son mártires de tu pensamiento
en los que guardas tu más preciado valor,
el de tener eternamente los párpados abiertos
para ver venir los deseos ebrios de los hombres
y caigan rendidos
ante la furia salvaje del dios que te hizo mujer,
el mismo dios que te mató.
***
***


No hay comentarios: