VIDEOS

Loading...

viernes, 30 de octubre de 2015

Olor a Pesadilla




En un viejo rincón olvidado de la mano de dios
un voluntario a suicida
escribe en el suelo sus últimas voluntades,
solo y en silencio
y a punto de disparar contra su cráneo
los sueños que el genio de la lámpara le negó,
se bebe a pequeños sorbos los últimos momentos de su vida
sabiendo que las garras del olvido desgarrarán su carne
en el mismo momento que firme su adiós.

Los cuervos acuden puntuales a su cita,
el olor a pesadillas ha contaminado el aire
y el estrangulador de estrellas  a abandonado su guarida,
una fina lluvia fatigada empieza a caer,
todos los rostros de los fantasmas del pasado
se reflejan en el suelo mojado,
 en sus ojos sin vida
de espacios infinitos y tormentas a punto de caer,
se ahogan las oraciones que perdieron su fe
en el mismo momento que un disparo desgarró el aire
con el estruendo
que hacen las  puertas del infierno al caer.
***
**
*

miércoles, 21 de octubre de 2015

Hoy Es El Futuro

¿Ficción o Realidad?



Ayer me fui a dormír en blanco y negro
y hoy me he despertado con aletas de pez en lugar de pies,
cosas de la realidad virtual,
los efectos especiales hacen que lo imposible
lo tengamos al alcance de la mano,
pero me temo que lo que estamos viviendo
no es una película sino algo muy real,
hoy en día en primera fila apenas  se pasa hambre
pero detrás de la pantalla hay vallas cada vez más altas
que separan los que pueden pagar de los que no.

Figurantes de tierras lejanas  llaman a nuestras puertas
trayendo el ruido de las bombas pegado a sus zapatos,
nos han pillado en plena siesta,
y con la somnolencia propia de este estado
no queremos contestar
a pesar de que el teléfono no deja de sonar.

Ninguna orquesta debería tener la canción de la guerra en su repertorio,
pero  nosotros tenemos todo un coro en nuestro salón
entonando a pleno pulmón sus ansías de libertad,
¿quién se la robó, quién se la devolverá?
porque esto no es ficción, es la cruda realidad.


 ***

**
*

lunes, 19 de octubre de 2015

El Llanto De Los Olvidados

El otro merece un respeto
La vida es un carruaje donde viajan tus cosas,
a veces son  las melodías de las rosas las que tiran del carro,
otras, sin embargo, la belleza del camino se trunca
por un paisaje de relinchos de caballos
que vuelven malheridos de la batalla.

A veces la lluvia ahogada de la duda hunde tus pies en el fango
y la botella que lanzaste al mar con su mensaje
queda a merced del llanto de los olvidados,
las palabras que con tanto mimo vistieron de domingo
vuelven cubiertas de harapos
con una mueca de muerte colgando de sus labios.

La vida se alimenta del valor de los héroes
que no temen que el olvido ponga sus nombre en boca del fracaso,
los caídos que se levantan nunca mueren
y su espalda nunca soportará el peso de las despedidas
que empapan de tristeza
las manos de los que quieren vivir en un futuro lejano
y no son capaces de vivir el presente.
***
**
*

martes, 13 de octubre de 2015

Otoño

El reloj de la iglesia acaba de dar las ocho


como cabría esperar
Octubre ha llegado puntual,
 humilde y silencioso,
cubriendo con paciencia y mansedumbre
el cuerpo desvalido del verano
agonizante a los pies de un paisaje
que se desprende de sus oropeles de fiesta.

El Otoño llega para hacerse un hueco en nuestras vidas
y pintando nuestros ojos
con los colores ocres de los bosques
que poco a poco se desnudan
preparándose para su sueño invernal.
***
**
*

El día amanece en un suspiro,
apacible, sereno,
tan sólo algunas pinceladas blancas en forma de nubes
destiñen el cielo,
y que colgadas en el viento como humo de incienso,
en nada desmerecen la quietud y el sosiego
que desprenden las tibias luces de la calle solitaria,
y al ver esta belleza
siento como en mi interior se agita mi alma,
que más divina que humana,
no quiere retrasar por más tiempo la llamada,
y yo he de hacer un esfuerzo
para recordarme que tengo pies y no alas,
y que aún no puedo dejar que vuele hasta su casa.
***
**
*

lunes, 12 de octubre de 2015

El Dios Que Te Hizo Mujer

Lugares Llenos De Ausencia y Vacío



Me acerqué de puntillas a tu sueño dejando la realidad a la puerta
tan solo con unas gotas de lluvia en las manos
para hacerte llegar la sed infinita que tenía de ti,
como un náufrago perdido en la inmensidad de tu cielo dorado
te busqué en la infinitud de rostros que tiene el deseo y el placer
pero no encontré nada más que los gritos de dolor
de los lugares distantes llenos de ausencia y vacío,
en el aire sólo quedaron dibujados los contornos difusos de tu voz
y un rastro de sombras a lo largo de la calle
en un inútil intento de sobrevivir a lo que se perdió.

La noche baja la voz ante los enigmas del tiempo,
tú sigues soñando y yo sigo sin saber el género de los ángeles,
me abrigo con el recuerdo de tu piel y con dedos temblorosos
vierto lo que queda de noche en mi cansancio
y echo a correr hacia los primeros vestigios del día,
pero presiento que esa tierra prometida nunca la pisarán mis pies,
porque tus mentiras se hicieron demasiado espesas
para permitir el paso de la luz.

Las nubes son mártires de tu pensamiento
en los que guardas tu más preciado valor,
el de tener eternamente los párpados abiertos
para ver venir los deseos ebrios de los hombres
y caigan rendidos
ante la furia salvaje del dios que te hizo mujer,
el mismo dios que te mató.
***
***


miércoles, 7 de octubre de 2015

Zuecos De Cristal Para La Princesa

Colchón A Estreno


El rey soberano gobierna su reino
desde un trono hecho con madera  noble de acebo,
mientras tanto,
el príncipe heredero sueña con su real descendencia
bajo un cielo lleno de estrellas
y sobre una almohada rellena 
de mechones de pelo de su princesa.

Todo muy idílico, todo muy romántico,
salvo por un pequeño detalle,
todo esto sólo es un cuento que estoy soñando
echándome una siesta en mi flamante colchón a estreno.

La realidad es bien distinta,
de primeras,
 la princesa ha perdido su corona
y sólo queda en escena una muchacha fea y regordeta
con una diadema de sirvienta sobre su cabeza,
tampoco hay zapatos de cristal,
en su lugar hay zuecos hechos a mano
con madera de álamo negro chapoteando en el barro
y con muy poco encanto
para hechizar  a ningún príncipe encantado.
***
**
*

domingo, 4 de octubre de 2015

Mirada De Gigante

De mirada gigante como los contornos del universo,




las palabras fluían de su boca como el agua en primavera,
nunca rehusó soplar ni una sola vela de menos en su cumpleaños,
al menos yo nunca le vi retroceder ante su edad
ni cuando fue consciente que se acercaba su final.

Paciente como la cosecha de la verdad,
parecía no moverse pero siempre llegaba a tiempo,
la noche no le bastaba y por eso soñaba despierto,
siempre con los pies en el suelo, directo, certero,
llenando los ceniceros
con las cenizas de los silencios que se guardaba para sus adentros,
porque en ellos residía el éxito de ser diferente a los demás
pero nunca sin ser otro que no fuese él mismo.

 *****
A la memoria de
Julio Escobar Navamuel
1919-1995

jueves, 1 de octubre de 2015

Se Acabó El Recreo


Aprendiendo A Soñar


Evitando vértigos como mejor puedo,
bordeando los abismos a base de guiñar un ojo al cielo    
y de batirme en duelo con los versos,
demostrando a la muerte mi destreza con la vida
a base de esconder mi sangre a la falsa apariencia
para que no me alcance la mentira.

Partiendo las sombras en dos, 
renunciando a la que me toca
y dando la otra mitad a la que no quiero,
evitando el momento del beso y para eso
cada noche duermo en las aguas cristalinas de mis sueños
en los que soy dueño de mi destino.

Defendiendo la cordura de mi corazón
contra la mística de sacrificios y tormentos
porque mientras que la balsa de la  juventud agoniza
 a la orilla de un sol moribundo
estrellas nuevas entran en ebullición,
por esa razón nunca hemos de dar por perdida la vida.

Demostrándome a mí mismo
que cada vez que respiro empiezo a vivir,
no quiero ser como quien se embriaga de mar
y cuando despierta muerto de sed
no puede alcanzar la orilla de la realidad.
ni todas las distancias del mundo
me pueden alcanzar cuando me quedo
y no es porque esté lejos, estoy donde debo estar:
en la hora del recreo: escribiendo,
aprendiendo a soñar.
***
**
*